Make your own free website on Tripod.com
Home | Maria del Carmen Benavides y Mujica | Algo de su historia | Historia de miembros de la Familia | de la Historia Familiar | Todo es noticia | Contact Me
Beatita Benavides la Mujer Prodigiosa de Quillota
Historia de miembros de la Familia

El Capellán Patriota

Don Juan Manuel Benavides Mugíca

Lo que más admira de este héroe nacional es lo poco que se le ha destacado en las historias de Chile. Ni siquiera Quillota su ciudad natal le ha distinguido dedicándole una calle o una estatua. En cambio, Vicuña Mackena en su libro "De Valparaíso a Santiago" dejó escrito:

«Eran los Benavides de Quillota una familia sumamente notable> no solo por su ardiente y generoso patriotismo, sino también por su indomable energía. Hijos de un hidalgo español los Benavides eran criollos en toda la extensión de la palabra. Uno de ellos fué el famoso capellán del Ejercito que todos conocimos en nuestra niñez con su sombrero de coronel y sus medallas de héroe paseándose con marcial talante por las cales de Santiago».

Esta familia "sumamente notable" estaba compuesta por diez hermanos: dos fueron sacerdotes, otros dos, valientes luchadores en las lides de la Independencia. Otra hermana llegó a ser ángel de la caridad, y que el pueblo conoció siempre con el apodo de la "Beatita Benavides".

Tal vez por inspiración de su hermana muy adicta a los Dominicos, Juan Manuel entró en la Orden de Santo Domingo, aunque poco después profesó en la de San Agustín, en la que llego a ocupar cargos de importancia, como lector de filosofía en 1807.

El comienzo de la guerra de la Independencia despertó en él un gran impulso patriótico que le hizo cambiar la tranquila vida del claustro por la de los campamentos militares como capellán del Ejercito. El mismo fr. Manuel dejó escrito en sus Memorias:

«Desde que sonó en Chile la potente voz de la Patria me decidí por la justa causa de la América, y desde ese momento, mis deseos no fueron otros que cooperar al logro de la Independencia. "

Fr. Manuel se enroló como capellán en los Ejércitos de sus parientes los Generales Carrera... He aquí sus palabras:

«Viendo yo entonces que se me presentaba la ocasión de desplegar mis sentimientos patrióticos coadyuvando a la defensa del país, me ofrecí gustoso a ir de capellán en el batallón de voluntarios de la Patria y lo verifiqué sin más sueldo que una onza mensual que los oficiales me contribuían de su propio bolsillo».

Después de la acción militar de Yerbas Buenas, vino la de San Carlos donde el valiente capellán arengó a los soldados en medio de la refriega, mientras que el Ejercito realista tuvo que replegarse a Chillán. Siguiendo al General Carrera, fr. Manuel le acompaño hasta Concepción, donde tuvo lugar el ataque a Talcahuano, que el mismo Miguel Carrera describe en su Diario Militar:

«Se distinguió en el ataque el Padre Fray Manuel Benavides con algunos granaderos que en aquel momento capitaneaba. Se colgó de la bandera real, y no viéndose aún libre del peligro, emplearon un rato en despedazaría. Se metieron los nuestros en el mar con el agua al pescuezo, y sacaron a los que huían, menos dos botes que pudieron escapar con varios oficiales y jefes de la plaza, que se embarcaron al bordo de la Bretaña».

Vueltos a Chillán, la pelea fue enconada hasta el peligro de la derrota. Carrera dio órdenes de retirarse a Concepción, donde el General fue depuesto del mando, y reemplazado por O'Higgins. Después de la batalla de Membrillar, Juan Manuel decidió retirarse. Escribe en su Diario:

«Entonces, viendo que me hallaba sin sueldo alguno y sin colocación en el Ejercito, determine retirarme, para lo cual obtuve licencia del General O'Higgins, lo cual verifiqué, aunque con sumo dolor de mi corazón por dejar a mis compañeros, y no tener la gloria del fin de la campaña».

Poco duró el descanso del aguerrido agustino. El 14 de Septiembre de 1814 fue nombrado capellán del batallón de ingenieros, y después del desastre de Rancagua, Benavides emigra a Mendoza acompañando los restos del ejercito patriota. Después del fatídico desenlace de sus queridos y admirados Generales Carrera, el año1827 regresó a Chile en la columna de San Martín por el paso Calíngasta. Al enterarse el pueblo de Quillota de que el Ejercito Libertador había atravesado la cordillera, se levantó en masa un grupo de patriotas, con dos hermanos de Juan Manuel. Armados de palos horquetas y guadañas, atacaron y dispersaron a los Huasos de Lanza, mandados por el alcalde de la ciudad. Los hechos fueron descritos por Vicuña Mackena, y termina con estas palabras:

«Quede por tanto constancia que el pueblo de Quillota se levantó por la Patria el 10 de Febrero de 1818, dos días antes que en Chacabuco. Después de Chacabuco se levantaron los demás pueblos, con la capital a la cabeza"

La conjuración que dio lugar a este levantamiento se fraguó en la Quinta de los hermanos Benavides, situada a la salida de Quillota, en los Cajones de San Pedro.

También fr. Juan Manuel toma parte en la batalla decisiva de Maipú. El mismo dejó consignado en su Diario:

«Calzándome alas el ardiente deseo de contribuir a la salvación de la patria, en menos de una hora me puse en camino, y sin arredrarme peligro alguno, entré en lo mas vivo del fuego, animando como otras veces a los soldados. Trabajé en reunir y conducir a la línea el número dos que se había separado y se hallaba todo disperso en pelotones. Después de esa operación, marchando siempre en medio del fuego fue herido el caballo en que yo montaba de una bala de fusil en la cabeza, por lo que arrojaba un golpe de sangre y abandonándolo cargué con la montura a las casas molino de hacienda, donde conseguí otro caballo medio cansado en el que monté y continué en el número once, yendo a la cabeza hasta que nos apoderamos de la casa de la hacienda, que era el último asilo que quedaba al enemigo».

Tras diez años de continuo batallar, y afianzada la Independencia por la batalla de Maipú, el incansable fr. Juan Manuel se reintegró a su convento de San Agustín de Santiago, donde ejerció oficios importantes: en 1819 desempeño el cargo de primer definidor del capitulo Provincial, y en 1823 figuró como presidente del mismo capitulo. El valor que demostró en las batallas lo continuó en importantes obras de su vida recoleta en el claustro.

Después de la Independencia un puñado de inseguridad en las Ordenes Religiosas. Disposiciones emanadas de gobiernos liberales pusieron en peligro la existencia de los conventos, y ello fue causa de que muchos religiosos dejaran los claustros para integrarse en el clero diocesano. Uno de ellos fue el Agustino fr. Juan Manuel así como también su hermano el dominico fr. Francisco Antonio, que pasó toda su vida enseñando Teología en el seminario de Concepción, aquí se ve el espíritu universalista de la familia Benavides: dos hermanos guerrilleros, dos sacerdotes en bandos opuestos, patriotas y realistas; y uniéndolo todo, la hermana María del Carmen, dedicada por completo a Dios y al servicio de los pobres. Don. Francisco Antonio volvió a morir a Quillota, siendo enterrado en la Iglesia de Santo Domingo.

Don Juan Manuel fue elegido párroco de Puchuncaví, pero el ardoroso capellán no podía quedar encerrado en su trabajo de cura rural; continuamente volvían a su memoria los recuerdos de su vida en el Ejercito, hasta que se presentó la ocasión de cambiar las armas por la política. Elegido diputado por su ciudad natal, en 1826 ingresó al Congreso que acababa de constituirse en Valparaíso, al que llegó a presidir como vicepresidente en funciones. El 19 de julio del mismo año presentó una moción que fue aprobada por unanimidad y que decía: «Los pueblos elegirán popularmente sus cabildos: la elección se hará el mismo día que la de los gobernadores y en la misma forma".

Al año siguiente en 1827 tuvo lugar el motín militar del coronel Campino, quien al frente de su tropa entró a caballo en el Congreso y dio orden al sargento Latapiet para que lo disolviera. El pánico y la confusión consiguiente obligaron a los diputados a salir corriendo de la sala. Solo quedaron dos, y Barros Arana lo describe así:

«Persuadidos los diputados de que Latapiet, hombre tan valeroso como atropellado e irreflexivo, era capaz de consumar un último y más atroz atentado, abandonaban precipitosamente la sala. Solo Diego José Benavente se mantuvo impasible en su asiento, otro diputado el Pbro. Juan Manuel Benavides, antiguo capellán del Ejército y hombre de una notable valentía, detuvo a algunos diputados, y con heroica entereza peror6 a la tropa, señalándoles en los términos más ardientes el crimen horrendo a que las pasiones tumultuosas la precipitaban los jefes del motín».


Este es el gran capellán de la Independencia, luchó en todos los frentes. Como buen religioso, la única recompensa fue el recuerdo del deber cumplido. Escribe así en su Diario, en Puchuncaví:

«Siempre he vivido contento, con la dulce satisfacci6n que consuela el corazón de un verdadero patriota que ha trabajado por la felicidad de su patria».

Ni a nivel nacional, ni local se ha destacado el mérito que se merece. Después de una serena ancianidad, murió este infatigable patriota en abril de 1853 siendo párroco de Puchuncaví, cuidando de las necesidades espirituales de su gente, y al cuidado de la obra benéfico-social que llevó a cabo muy al estilo de su «santa" hermana María del Carmen, a quien el pueblo conoció siempre con el epíteto de la «Beatita Benavides».

En el cementerio fundado por él se ve una hermosa lapida de mármol que recuerda su memoria. También en la Municipalidad de Quillota hay una placa con las fechas y hombres más notables de la ciudad, entre los que el nombre de la "Beatita" brilla por su ausencia. Sin embargo se lee:
«El capellán patriota Juan Manuel Benavente". El titulo está bien puesto pero no así el apellido, con lo que demuestra Quillota el aprecio que tiene por uno de sus hijos más ilustres. ¿Será que todo queda reservado para su hermana la «Beatita", hoy camino de los altares?



Fr. Emilio Calderón de Castro, O.P.

A mature woman; Actual size=180 pixels wide

La Patria debe reconoser su accionar

If this family member has a web page or e-mail address of their own, I might include the address here.